Especial Semana Santa: Cómo se hacen las torrijas sin lactosa

cómo hacer una receta de torrijas sin lactosa
Descubre cómo hacer la receta de torrijas sin lactosa

Hip, hip, ¡HURRA! Las primeras vacaciones del año se acercan por fin al maravilloso calendario (odiado cuando caen mil reuniones y cincuenta cumpleaños sorpresa). Tanto si tu Semana Santa durará los 7 días que corresponden, como si finalmente has acabado con los cuatro días obligados, surge un miedo mayor que el de preparar las maletas o el viaje en coche con dos niños gritando en la parte de atrás (¿FALTA MUCHO?): las torrijas de la abuela. Sabemos que es una prueba de vida o muerte, e incluso de orgullo, querer emular las magníficas torrijas que tu abuela preparaba en cantidades industriales cuando la Semana Santa se acercaba. Para poder sentirte orgulloso de uno de los postres más típicos, desde Kaiku Sin Lactosa te damos la receta perfecta y además, la hacemos más ligera y digestiva. Porque los postres pueden sentar genial, ahí va cómo hacer torrijas sin lactosa. #DAELPASO a disfrutar de un buen dulce esta Semana Santa y, como siempre, ¡sin arrepentimientos!

 

RECETA DE TORRIJAS SIN LACTOSA

Ingredientes para 4 personas:

    • Media barra de pan del día anterior (Kaikuconsejo: que tenga mucha miga y corteza fina)

 

 

    • 2 huevos

 

    • Aceite de girasol

 

    • 1 ramita de canela

 

    • 80 gr de azúcar (mmmmm!!!)

 

    • Canela en polvo

 

Como ya os estáis relamiendo los labios (que nos conocemos), pasamos sin más a la elaboración de este postre tan típico de la Semana sigue esta receta de torrijas sin lactosa, siguiendo los pasos:

  • Cortamos nuestro pan del día anterior en rebanadas de más de un centímetro. No es necesario pulso de cirujano, pero cuanto más regulares queden, más “Instagrameables” serán! #foodie
  • Seguido, ponemos a calentar la leche en un cazo y antes de que rompa a hervir echamos la ramita de canela y el azúcar, sin dejar de remover para que no se pegue en el fondo. Dejamos que infusione todo durante unos minutos para que la leche sin lactosa adquiera un aroma delicioso. He aquí cuando podemos darle otro toque a nuestras torrijas cambiando la canela por unos granos de café, piel de naranja o esencia de vainilla. Una vez que la leche se haya enfriado un poco, estará lista.
  • Es el momento de mancharnos las manos (no hagáis esta receta después de una manicura); remojamos las rebanadas de pan en la leche aromatizada, las pasamos por los huevos batidos y las freímos en aceite caliente.
  • Cuando cojan colorcito, las retiramos y escurrimos bien en papel de cocina. Y el toque final: cuando estén todavía templadas, pasamos las rebanadas de pan por una mezcla de azúcar y canela. Emplatar y listo para, por lo menos, competir con esas torrijas que han ido formando una leyenda durante generaciones. ¡Éstas son mucho más ligeras!

 

 

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest

One comment

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *